¿Cuál es tu tipo de piel?

Te damos pautas para reconocerla y consejos de cómo cuidarla

El cuidado de la piel puede ser abrumador para algunos; es una ciencia y un arte. La clave siempre será conocer cuál es tu tipo de piel y a partir de ahí, entender cuáles son los productos adecuados para armar tu rutina diaria y combatir condiciones particulares sin crear más problemas. Recuerda que siempre lo mejor será asesorarte de tu dermatólogo para escoger los mejores tratamientos para ti.

 

Identificamos siete tipos básicos de piel: seca o deshidratada, normal, mixta, grasa, con tendencia al acné, sensible y madura. A continuación aprenderás a identificar tu tipo de piel y sus cuidados:

1. Piel seca

¿Cómo determinar si tienes piel seca?

La sequedad así como la deshidratación son dos preocupaciones diferentes, pero se presentan con síntomas similares. Te contaremos cómo los puedes identificar en tu piel a continuación:

 

La deshidratación es el resultado de una piel que no retiene la humedad. Esta se puede sentir tirante, tener una apariencia acartonada, y no tiene buena elasticidad. Una piel deshidratada, no necesariamente es una piel de tipo seco, esto quiere decir que puede haber pieles grasas que estén deshidratadas, por ejemplo.

 

La piel seca es aquella que produce menos sebo que la piel normal. Como resultado de la falta o deficiencia de sebo, la piel seca carece de lípidos o están presentes en menor cantidad. Estos lípidos ayudan a proteger y a construir la función de barrera natural de la piel además de ayudar a retener la humedad. Los síntomas incluyen: sensibilidad, picazón, descamaciones y grietas. Puede ser causada por el estilo de vida, factores ambientales o condiciones crónicas (como el caso del eccema o condiciones relacionadas).

 

Claves del cuidado para la piel seca:

Para cuidar la piel seca es necesario ayudar a la piel a mantener la humedad aplicando un hidratante rico, al menos dos veces al día, especialmente luego de lavarte la cara o después del baño. Si vives en un lugar muy caliente, trata de mantener el aire acondicionado no al máximo de frío, sino a una temperatura media, y si vives en un lugar muy frío y requieres calefacción, consigue un humidificador de ambiente.

Evita a toda costa utilizar jabones fuertes o siquiera limpiadores que contengan jabón, tampoco uses productos que contengan aceites cítricos o mucha fragancia.

 

Por otro lado, si tu piel está deshidratada, asegúrate de buscar productos cuya consistencia dependa del tipo de piel que tengas. Es decir si es de tipo grasa y está deshidratada busca productos a base de agua, ya que los que son ricos en aceites incluso podrían ayudar a empeorar la condición. Utiliza sérums de ácido hialurónico, pues es un potente hidratante profundo de la piel, y ¡que no se nos olvide lo más importante!, asegúrate de tomar suficiente agua cada día.

Texturas recomendadas para piel seca: Cremas, aceites y lociones. 

*Si tienes la piel del cuerpo extremadamente seca, te recomendamos la textura en bálsamo que es muy rica y ayuda a formar una capa protectora y calmante.

2. Piel normal

 

¿Cómo determinar si tienes piel normal?

Cuando tienes el tipo de piel que se denomina “normal” quiere decir que no experimentas muchos brotes. Tu piel no tiende a reaccionar negativamente a los cambios de clima o de productos. No tienes la necesidad constante de tener que hidratarla o quitar grasa durante el día. Se trata de una piel firme con pocas arrugas y ligeras líneas de expresión.

 

Claves del cuidado para la piel normal:

 

Qué suerte es tener la piel normal, pues no se experimenta mucha resequedad, oleosidad ni sensibilidad. Tu piel puede tolerar la mayoría de los productos, lo cual quiere decir que puedes experimentar con varios tipos de limpiadores, humectantes y mascarillas hasta que encuentres los que te hagan sentir mejor la piel.

 

Texturas recomendadas para piel normal: Lociones, sérums.

3. Piel mixta

¿Cómo determinar si tienes piel mixta?

Si tiendes a tener dificultad en determinar tu tipo de piel, es probable que sea mixta, pues tu piel tiene ciertas áreas secas y otras grasas. La piel mixta es más fácilmente definida por una zona T (frente, nariz y mentón) grasos y el resto de la cara seca o normal. A parte de esta característica la piel mixta también presenta:

 

 

  • Poros agrandados y visibles en la zona T

  • Algunas impurezas en la zona T

Claves del cuidado para la piel mixta

Te recomendamos alejarte de productos de piel seca y aquellos a base de alcohol. La mejor clave siempre será buscar el balance para tu piel. Aisla áreas con problemas con tratamientos puntuales, usa tónicos o hidratantes a base de acuosa para balancear la piel.

 

 

Texturas recomendadas para piel mixta: Lociones para las zonas secas, geles como hidratantes de las zonas grasas, y productos tipo “toque seco”.

4. Piel Grasa

¿Cómo determinar si tienes piel grasa?

La piel se ve brillante casi siempre. Se siente grasosa y tienes erupciones, puntos negros. Nos es raro para ti los polvos matificantes para hacer que la piel no tenga ese brillo constante y cada vez que pasas los dedos por tu frente te quedan con sensación grasosa. Te pasa mucho que el maquillaje y en general los productos de cuidado de la piel, no se quedan en la piel; se escurren y desvanecen. La piel grasa se caracteriza por lo siguiente:

  • Poros agrandados y claramente visibles

  • Brillo

  • Piel aparentemente más gruesa que hace que los vasos sanguíneos se vean menos visibles

La piel grasa es propensa a los comedones (espinillas y granitos) y a varias formas de acné.

Con un acné suave, este tipo de piel usualmente presenta comedones en la cara, cuello, hombros, espalda y pecho.

Claves del cuidado para la piel grasa:

Para la piel grasa el control del brillo es una de las preocupaciones principales. Aparentemente hay algunos beneficios de tener la piel grasa (como menos arrugas) es importante que tengas en cuenta que sí o sí, debes evitar productos con ingredientes como aceites minerales y alcohol. Busca productos marcados como “no comedogénicos”, estos funcionan muy bien para la piel grasa, además que ayudan a que no tapen u obstruyan los poros de tu piel. A pesar de que la piel es grasa, necesitas hidratarla. Busca siempre hidratantes que sean libres de aceites y sean de consistencia acuosa; puedes hacerte mascarillas para tu tipo de piel y hacer exfoliaciones semanalmente. Procura no lavar demasiado la piel (en la mañana y en la noche está bien), pero no exageres, pues los limpiadores pueden resecar los poros haciendo que produzcan más sebo para compensar.

 

Texturas recomendadas para piel grasa: geles y productos tipo “toque seco”

5. Piel con acné

¿Cómo determinar si tienes piel con tendencia al acné?

Si tienes brotes frecuentes (y algunos que parecen que no se van nunca), tienes piel con acné. Esto quiere decir que tus poros tienden a taparse fácilmente, haciendo que seas más susceptible a espinillas, granos y barros que las personas que tienen otro tipo de piel. Puedes tener piel grasa o incluso seca que tiene tendencia al acné.

Ten en cuenta que algunas imperfecciones en tu piel no son necesariamente acné. De hecho hay una condición de piel que es más común de lo que crees que es la rosácea. Esta condición es conocida como el acné del adulto porque puede causar síntomas similares al acné. Otras características de la rosácea es el rubor, vasos sanguíneos prominentes, piel engrosada y sensación de ardor. (Si esto suena más como tu tipo de piel, revisa la sección de piel sensible). 

 

Claves del cuidado para la piel con tendencia al acné

Utiliza una rutina que sea especial, formulada para tratar el acné que te ayude a minimizar los brotes: limpiadores, exfoliantes, hidratantes y protectores solares de toque seco. Cuando limpies la cara, hazlo suavemente evitando trauma a los brotes existentes, usa un gel tópico para tratar y aclarar las cicatrices del acné. Si padeces de algún tipo de acné siempre lo más recomendable es visitar a tu dermatólogo para que evalúe tu caso en particular, pues algunas veces hay acné que es producto de bacterias las cuales deben ser combatidas con medicamentos y antibióticos. Busca ingredientes que combatan el acné como el ácido salicílico, arcilla, peróxido de benzoilo o retinol.

Conoce acá productos recomendados por nuestros clientes para tratar el acné y las imperfeciones.

6. Piel sensible

¿Cómo determinar si tienes piel sensible?.

¿Cómo determinar si tienes piel sensible?

La piel sensible puede ser causada por factores ambientales, alergias o por la genética:

Este tipo de piel presenta las siguientes condiciones:

  • Sarpullidos frecuentes y protuberancias, piel con rojeces.

  • Luego de usar algún producto a veces se irrita, dan escozores y piquiña

  • Reacción negativa a cualquier fragancia

  • Parches de piel seca, descamada e irritada.

Para algunas personas, la piel sensible es una condición permanente, mientras que para otras, la sensibilidad se manifiesta por factores internos y externos. Ocurre cuando la función de la barrera natural de la piel está comprometida, lo cual causa pérdidas de agua y permite el ingreso de irritantes a la piel. Los síntomas se pueden aumentar de acuerdo a los diferentes factores a los que está expuesta la piel como el sol, algunos ingredientes de cosméticos o bien de limpiadores.

Claves del cuidado para la piel sensible:

Debes tener mucho cuidado cuando escoges tus productos de cuidado de la piel y tus cosméticos en general, pues cualquiera puede generarte episodios de irritación, rojeces, quemones o incluso acné. Evita fragancias irritantes como el alcohol o ingredientes antibacteriales. Busca productos que tengan menos aditivos, más naturales y de origen dermatológico. Busca aquellos que tengan propiedades calmantes, cicatrizantes o anti inflamatorios.

7. Piel madura

¿Cómo determinar si tienes piel madura?

A pesar de que la piel de cada persona envejece en momentos diferentes y a pasos distintos, los signos son básicamente universales. Puede que notes una que otra arruga así como la piel más seca que cuando eras más jóven. La piel madura tiene signos de deshidratación, hundimiento, manchas y pérdida de la lozanía.

 

Claves del cuidado para la piel madura:

La piel madura necesita productos avanzados para poder mejorar la piel de carencias pasadas y futuras. Se recomienda crear una rutina anti edad con tratamientos restauradores, células madre y componentes que ayuden a aumentar el colágeno y buscar protegerte de los factores ambientales que envejecen la piel como la polución y sobre todo del sol.

Ahora conoces los diferentes tipos de piel. Ya sabes ¿cuál es la tuya? Comparte lo que descubriste en nuestras redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

0
    0
    Bolsa de compras
    Tu bolsa esta vacíaVolver a la tienda
    Ir arriba
    Preguntas Frecuentes